La accesibilidad determinante para el Turismo 0 63

La accesibilidad determinante para el Turismo 0 64

La accesibilidad podría recuperar, sólo a nivel nacional, 3.342.226 turistas que dejan de viajar por ausencia de servicios accesibles, reducir la estacionalidad y generar más de 100.000 puestos de trabajo sostenibles. La accesibilidad es garantía de seguridad y comodidad.

Es significativo cómo 3.342.226 turistas dejan de viajar por ausencia de oferta accesible para discapacitados y tercera edad, lo que supone una pérdida de competitividad para nuestra economía. Apostar por la accesibilidad permitiría recuperar estos turistas y reducir la estacionalidad, posibilitando la permanencia de puestos de trabajo, el mantenimiento de las cotizaciones salariales y un ahorro en los subsidios de desempleo. Todo ello se traduce en una mayor estabilidad para el sector. Una decidida apuesta por la accesibilidad integral generaría una estimación de 104.806 empleos, principalmente en servicios de transporte, alojamiento, restauración, comidas, bebidas y nuevas tecnologías.

Accesibilidad en el turismo

Invertir en accesibilidad 

Es importante invertir en accesibilidad, no sólo por una cuestión de justicia social, sino de rentabilidad, al ser la llave para incrementar el volumen de turistas, hacer frente a la estacionalidad del sector, así como generar puestos de trabajo sostenibles, que permitan incrementar los ingresos a trabajadores que, debido a la estacionalidad, se encuentran en situación de desempleo el resto del año.

Para poder realizar un turismo accesible integral, es necesario abordar con determinación algunos retos:

Construir una “cadena de accesibilidad” completa: a menudo, cuando hablamos de turismo accesible se piensa únicamente en la accesibilidad del lugar de destino. Sin embargo, en la planificación del viaje intervienen muchas fases, como la reserva online o en la agencia de viajes, el desplazamiento hasta el punto de salida, el acceso al alojamiento turístico y la vuelta al lugar de origen. La accesibilidad debe estar presente en todos los eslabones, pero existe gran desconexión entre ellos, siendo habitual que alguno presente carencias de accesibilidad. Todos han de ser accesibles y de calidad.

 – Contemplar a todas las personas (experiencias integrales): el desarrollo del turismo accesible en nuestro país se ha basado en la publicación de guías de viaje que incluyen destinos de viaje y servicios accesibles para personas con movilidad reducida. Sin embargo, estas publicaciones son meros inventarios de recursos que no contemplan las necesidades reales de las personas con otro tipo de discapacidades (sensoriales, intelectuales), por lo que resultan deficitarias al flaquear siempre en alguno de los eslabones.

Homogeneizar criterios de accesibilidad- creación distintivo oficial: no existe un distintivo único de turismo accesible en España, que tenga pautas homogéneas en las distintas adaptaciones. Como resultado, la oferta turística accesible no es fiable, la información es inexacta y revierte en continuas reclamaciones de los usuarios, que se ven obligados a llamar previamente para contrastar la información que han encontrado. El desconocimiento está detrás de estas situaciones y podría solventarse con unas pautas claras y rigurosas, recogidas en un distintivo  oficial único.

Accesibilidad en el turismo

Por ello para los arquitectos es necesario realizar estudios de diagnóstico de la accesibilidad en el Turismo, para comprobar las mejoras a realizar e implementar un sello de calidad de la accesibilidad homologado por las Comunidades Autónomas.

-Reducir los costes: habitualmente se sigue planteando la accesibilidad como un elemento excepcional. Se habla de “habitaciones adaptadas”, como si fuera un hito, en lugar de un elemento normalizado. Además, normalmente están ubicadas en hoteles de un poder adquisitivo alto, incrementando el coste que tiene que asumir una persona que quiera acceder a dichas habitaciones. También en la mayoría de los establecimientos hoteleros únicamente disponen de las habitaciones accesibles a las que obliga la normativa, incluso muchos hoteles si han realizado obras las ubican en los espacios menos atractivos (suelen ser interiores y lejanas) tampoco se utilizan con normalidad, cuando podrían ser muchas las habitaciones accesibles con pequeños cambios,  además de usarse para todos, al ser más cómodas y seguras.

– Accesibilidad como elemento normalizado y desapercibido: la accesibilidad de calidad pasa desapercibida, el objetivo de que pase desapercibida es simplificar la vida de todos, haciendo que los productos, servicios, espacios, comunicaciones y entornos sean más útiles para un mayor número de personas, con un coste económico adicional bajo o nulo y un diseño normalizado. El concepto de accesibilidad desapercibida se dirige a personas de todas las edades, tallas y capacidades y, con frecuencia, basta con introducir algunos pequeños cambios para hacer que un producto resulte más flexible y utilizable.

 

También te puede interesar…

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La acrilamida en las cocinas profesionales 1 50

acrilamida en las patatas

La acrilamida es una sustancia química que se forma en determinados productos alimenticios que contienen almidón durante los procesos de cocción a altas temperaturas.
 

La reacción de Maillard

El proceso químico que da lugar a la formación de la acrilamida se conoce como la reacción de Maillard, que también oscurece los alimentos y afecta a su sabor. La reacción de Maillard es la responsable del agradable color, sabor y olor de estos alimentos (especialmente recién fritos u horneados), pero como consecuencia negativa tiene la formación de acrilamida en ellos. Los alimentos que más probabilidad pueden presentar niveles altos de acrilamida son las frituras, cocción, asado y los procesados industrialmente con temperaturas superiores a 120ºC y baja humedad. Entre ellos se encuentran las patatas (fritas), el pan (tostado), productos de pastelería (horneado) y el café.

¿Qué efectos tiene la acrilamida?

Tras su consumo, el tracto gastrointestinal absorbe la acrilamida, que se distribuye a todos los órganos y se metaboliza. La glicidamida es uno de los principales metabolitos que resulta de este proceso. Algunos ensayos con animales indican que las concentraciones de acrilamida en alimentos podrían ser cancerígenas.

Sin embargo, los resultados de los estudios en humanos proporcionan pruebas limitadas e inconsistentes en cuanto al aumento del riesgo de desarrollo de cáncer relacionado con la exposición a la acrilamida a través de la dieta. Los expertos de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) han concluido en su evaluación científica sobre acrilamida en alimentos que son necesarias más investigaciones para confirmar estos resultados de los estudios en humanos.

¿Se puede reducir la exposición a la acrilamida en los alimentos?

En la Unión Europea se consideró que la aplicación de buenas prácticas durante el procesado de determinados alimentos debe ser efectiva y conseguir reducir la formación de acrilamida en el producto final, de modo que la Comisión Europea avala una serie de medidas voluntarias para la industria alimentaria en este sentido de cara a tenerlas en cuenta en sus sistemas de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC).

Medidas preventivas y recomendaciones

Es recomendable la difusión de medidas preventivas aplicables en Hostelería con el objetivo de lograr la máxima reducción de los niveles de acrilamida en las comidas elaboradas y servidas.

En la elaboración de patatas fritas y derivados:

  • Utilizar variedades de patatas con bajo contenido en azúcares. Almacenar las patatas a temperaturas superiores a 6º C.
  • Lavar y poner en remojo las tiras de patata, entre 30 minutos y 2 horas, en agua fría o unos minutos en agua caliente (escaldar). Enjuagar antes de freír. Utilizar aceites que permitan freír rápidamente y a las temperaturas más bajas posibles. Temperaturas de freír inferiores a 175 º C.
  • Mantener la calidad de los aceites espumando y filtrando con frecuencia.
  • Utilizar guías de colores con combinaciones óptimas de color y bajo nivel de acrilamida (a la vista del personal que elabore los alimentos.
  • En caso de utilizar patatas congeladas, seguir las instrucciones del fabricante.

En la elaboración de pan y productos de pastelería, bollería, repostería o galletería:

  • Ampliar el tiempo de fermentación de la levadura.
  • Optimizar el contenido de humedad de la masa.
  • Disminuir la temperatura del horno y ampliar el tiempo de cocción.
  • Cocer hasta obtener un color de corteza más claro (evitar productos quemados).

En la elaboración de bocadillos y sándwiches:

  • Tostar hasta obtener un color óptimo.
  • Utilizar guías de colores para tipos de productos específicos con combinaciones óptimas de color y bajo nivel de acrilamida (a la vista del personal que elabore los alimentos).
  • En el caso de pan envasado y productos semielaborados, seguir las instrucciones del fabricante.